Feminismo en las aulas

Te pido dos minutos. Sí. Solo dos minutos porque voy a ser breve. Sé que el término feminismo incita a pasar de página. Por falta de tiempo, por hastío,por autodefensa, por manifestaciones radicales que confunden… Porque si la palabra feminismo pone nerviosa a la juventud , ya ni te cuento a quienes ya no lo son tanto…  Tic, tac. Dos minutos. Voy al grano. Yo te hago una pregunta y me respondes sin pensar, desde las tripas:

¿Eres feminista?

Para respuestas, colores. Basta con que pruebes en tu entorno. Una reunión de amigos, una tertulia en el bar real o virtual, una cena familiar…y estalla la bomba de los agraviados e incluso de las que no se identifican con el mismo. Sí, también mujeres. Pero el asunto no es baladí. Porque te estoy preguntando si eres de quienes piensa que el  51 % de la humanidad, las mujeres, deben tener los mismo derechos que el 49 % de la humanidad, los hombres. Ni más ni menos.

La RAE,  que no es precisamente la voz de la vanguardia, ya lo tiene claro.

Del fr. féminisme, y este del lat. femĭna ‘mujer’ e -isme ‘-ismo’.

Feminismo m. Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.

 

“HEMBRISMO” Y MACHISMO

Pero ya puestos, la RAE ayudaría incorporando el término “hembrismo”. Porque es ese, y no el de “feminismo” como se suele hacer tantas veces de forma automática, el que casaría como antónimo del “machismo”. Y de paso mitigaría el uso de la consabida  “yo no soy feminista ni machista” ¿¿¿¿???? Por no hablar del “yo soy femenina, no feminista…” Uff

Más de uno dirá aquello de “es que los hombres y las mujeres, al menos en España, tienen los mismos derechos” (algo que en teoría es cierto pero no en la realidad) aunque asumiendo la frase, por lo mismo, y si estás de acuerdo con que así sea, seguro que sí, deberíamos hacer del feminismo seña de identidad.

Con el feminismo urge la pedagogía. Sobre todo en las aulas para frenar la inercia histórica. Terminar con la carga peyorativa de la palabra feminismo y que nuestros niños y niñas, el Futuro, se declaren abiertamente feministas. Con naturalidad. Más allá de lo políticamente correcto.  En defensa de la justicia tan de corazón que solo anida en la nobleza de infancia. La humanidad, en su totalidad, saldrá ganando.

 

Comparte esta entrada...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+

Comments

comments